1. Elija las métricas de monitoreo cuidadosamente teniendo en cuenta todas las partes involucradas.
Evite juicios rápidos basados en puntajes generados por el software de monitoreo, que pueda llevar a generar vigilancia innecesaria, y decisiones mal formadas. Asegúrese que lo que está rastreando sea relevante y necesario. Si desea métricas correctas involucre a todas las partes relevantes en el proceso.

2. Sea transparente con sus empleados sobre lo que está monitoreando y por qué.
Dígales a sus empleados qué está monitoreando y por qué, y deles la oportunidad de participar activamente en el proceso de medición y comparta los resultados del monitoreo con sus trabajadores.

3. Ofrezca estímulos
Las herramientas de monitoreo deben servir para descubrir cómo ayudar a sus empleados a ser más productivos o permitir ser recompensados por su esfuerzo. No utilice el monitoreo como método de opresión.

4. Acepte que los trabajadores muy buenos no siempre podrán hacer un trabajo muy bueno, especialmente en las circunstancias actuales.
Asegúrese de que los supervisores se tomen el tiempo para hablar con los supervisados cuando los números no correspondan a las expectativas de la empresa y focalice los esfuerzos en soluciones, no en amenazas.

5. Controle sus propios sistemas para asegurarse de que grupos vulnerables no se vean afectados de manera desproporcionada.
Revise que el software no tenga un algoritmo sesgado, que perjudique a los empleados.

6. Disminuya el monitoreo cuando y donde pueda.
Reduzca los esfuerzos de monitoreo donde las cosas funcionan como usted espera; esto genera confianza en sus trabajadores. Si usted elige que su empresa avance con el software de vigilancia bajo el contexto actual, recuerde que no debe ser con un fin de persecución sino de ayuda.

* Fuente: Información adaptada del artículo: How to Monitor Your Employees — While Respecting Their Privacy de Reid Blackman- Universidad de Harvard, Mayo de 2020.