La propiedad y disposición de los datos personales, así sean públicos ¡siempre será suya! porque la autorización, es una forma de posibilitar el tratamiento de sus datos, no es un regalo, ni una venta de los mismos en ninguna circunstancia.